La Navidad y las mascotas

Llega la Navidad

Otro año más, pero si parece que la semana pasada comimos el último turrón de la Navidad pasada.

Llega una de las épocas del año más bonitas, para disfrutar con los nuestros, para compartir con amigos y familia.

Y los temas recurrentes, “con quien la vamos a pasar”, “que vamos a comer este año”, “que piden los niños de regalo”,…..”dónde vamos a dejar a nuestras mascotas?”.

Llega la Navidad y a pesar de ser un momento precioso, la Navidad también implica ciertos riesgos para nuestras mascotas, ya que nuestros amigos peludos se ven más expuestos a sufrir ciertos incidentes.

Por eso es importante tomar las precauciones necesarias y ser conscientes de los cuidados a tener en cuenta:

  • Adornos, cables y luces: El momento de armar el árbol y colocar toda la decoración navideña es un momento entrañable para toda la familia, inclusive nuestra mascota que le encantará participar de tal actividad. Pero, es probable también que nuestro amiguito, aproveche este momento para olisquear los adornos, mordisquear cables o bolas.

Algunos adornos navideños pueden tener filos cortantes y si se rompen pueden provocar heridas y cortes. Incluso en algunos casos depende de lo que ingiera la mascota se puede producir una obstrucción intestinal.

Las luces son preciosas pero un mordisco en un cable puede suponer una descarga eléctrica para el perro.

 

  • El abeto y la flor de Pascua: La flor de Pascua resulta venenosa tanto para perros como para los gatos, por eso mismo debe estar fuera del alcance del animal para impedir que se intoxique. Si el árbol de Navidad es un abeto o contiene acículas afiladas, constituye otro riesgo y debe estar bien sujeto para evitar caídas y problemas en consecuencia.

  • Intoxicaciones alimentarias: En estas fechas de excesos, nuestros hogares están repletos de comida. Y con frecuencia nos cuesta un gran esfuerzo no sucumbir ante las miradas lastimeras de nuestros animales, que nos piden un bocadito con ojillos tristes.  Las intoxicaciones originadas por alimentos perjudiciales para la salud del perro, como el cordero o el chocolate, suponen otro peligro navideño. La ingesta de carne y huesos de cordero provoca en el perro problemas gastrointestinales; no digiere con facilidad la grasa de esta carne. Por otro lado, uno de los componentes del chocolate, la teobromina, resulta tóxico para este animal.Pero no es el único. Hay que tener mucho cuidado con las uvas, presentes en todos los hogares en fin de año. Y los dulces en general. No asimilan el azucar igual que nosotros, y puede causarles serios problemas si consumen cantidades moderadas o pequeñas pero con frecuencia.

  • La pirotecnia: El temor a los ruidos fuertes (fuegos artificiales, disparos, explosiones, tormentas) es una de las causas de conductas destructoras (arañado, mordida, rascado de muebles y paredes) y autotraumatismos (al correr, lanzarse por ventanas, golpearse contra objetos, etc.) que nuestros perros pueden presentar dada su extraordinaria capacidad auditiva(que les permite escuchar sonidos imposibles de ser detectados por el oído humano).

  • El pánico que experimentan los lleva a buscar desesperadamente refugio dentro del hogar o lanzándose al exterior, motivando extravíos, accidentes, heridas y traumatismos.

La Navidad es un momento del año maravilloso, por eso no dejemos que un descuido enturbie nuestras fiestas y ponga en peligro la vida de nuestras mascotas.

Nuestro mejor regalo para ellos? Más compañía y más momentos para compartir con ellos.

Sin duda, pasar más tiempo junto a nosotros, compartiendo alguna actividad saludable y divertida, es su mejor regalo de Navidad.

Feliz Navidad para todos y un maravilloso comienzo año!!

 

Nos vemos en el 2018!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *