Los niños y las mascotas

Las mascotas y los niños 5

Los niños y las mascotas

Los beneficios de tener una mascota en casa

Los beneficios que aporta una mascota a los niños son innumerables. En general, la compañía de un animal mejora la calidad de vida de todo ser humano. Del mismo modo que los humanos, las mascotas pueden llegar a cubrir las necesidades sociales de una persona, sobre todo en mayores y niños, pues demuestran así su responsabilidad con ellos al ser capaces de cuidarlos.

Pero en los niños juega un rol aún más importante, porque también contribuye en el desarrollo educativo y social, ya que los obliga a asumir responsabilidades, aumenta su autoestima y, en la mayoría de los casos, mejora la integración de la familia.

A partir de los 4-5 años, son muchos los niños que comienzan a desear tener una mascota, un animal de compañía con el que jugar y al que cuidar y esto es maravilloso, porque los animales los ayudan en su crecimiento a potenciar aquellas capacidades que aumentan su inteligencia emocional, como son la compasión, la comprensión de la muerte o la autoestima, entre otras.

La convivencia con mascotas

Como dijimos, una buena convivencia entre mascotas y niños aporta muchos beneficios al desarrollo de los más pequeños de la casa.

 

Las mascotas y los niños 4

 

Pero para lograr una buena convivencia es imprescindible escoger bien el tipo de mascota que vamos a tener en casa. Para eso, debemos ser muy conscientes de las capacidades económicas y del tiempo que tenemos para brindarle los cuidados necesarios para el nuevo miembro de la familia. Además tener en cuenta cosas como: edad y personalidad de nuestros hijos,  tamaño de la casa donde vivimos, tiempo para entrenarlo y ejercitarlo, capacidades para brindarle amor y cuidados entre otras.

Una vez en casa, una de las primeras cosas que aprenden los niños es el respeto, es decir a convivir con la mascota. Así aprenderán a no molestarlo mientras come o duerme, a limpiar la caja o el plato de comida y  a tratarlo con delicadeza entre otras muchas.

Las mascotas y los niños 3

Un 50% menos de probabilidades de desarrollar alergias

A pesar de lo que se cree habitualmente, que el exceso pelos de perro ayuda a desarrollar alergias en los niños, según investigaciones, los niños que conviven desde pequeños con perros o gatos presentan un 50% menos de probabilidades de desarrollar alergias que aquellos que no tienen mascota en casa. Esto es debido a que los niños que tienen animales domésticos como perros y gatos desarrollan un sistema inmunológico más fuerte.

Las mascotas y los niños 2

Las ventajas de la amistad entre un niño con su animal

En resumen, los beneficios que aporta una mascota en la convivencia con nuestros hijos son los siguientes:

  •  Favorece el desarrollo cognitivo, socioemocional y físico de los niños.
  • Desarrollan un sistema inmunológico más fuerte.
  • Mejora las habilidades motoras
  • Satisfacen el deseo de independencia de los niños: aprenden a ofrecer ayuda y protección a su animal.
  • Les ayuda a desarrollar el sentido de la responsabilidad.
  • Les permite desarrollar la experiencia táctil: su contacto físico, las caricias, los mimos y el rascar al animal les puede aportar seguridad en sí mismos y en las relaciones con los demás.
  • Les ayuda a aprender las reglas de la comunicación no verbal ya que con los animales no pueden hablar.
  • Les desarrolla la capacidad de intuición.
  • Los animales de compañía ejercen como un estímulo a la hora de salir a pasear (en caso de que sea un perro, por ejemplo) y un motivo de distracción y juego.
  • Los niños criados con mascotas desarrollan más fácilmente las relaciones sociales.
  • Está demostrado que las personas que en su niñez han tenido contacto con una mascota encuentran menos dificultades para mantener una relación interpersonal positiva con otras personas.
  • Los niños que poseen mascota sufren menos estrés, realizan más actividad física y se sienten más felices.

Las mascotas y los niños
Tener un animal en casa es responsabilidad de todos. No sólo de los hijos ni sólo de los padres, en absoluto.

Los niños deben aprender desde muy temprano que la mascota es un miembro más de la familia, y como tal, tiene necesidades y merece la misma atención que todos.

En definitiva las mascotas pueden convertirse en el mejor aliado de padres y educadores para la socialización de niños y adolescentes. Si el interés por los animales de compañía se suma un cuidado adecuado, las mascotas pueden ser una fuente indiscutible de salud física, psíquica y social para los más pequeños.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *